Un juez federal se negó a ordenar la reinserción de una sonda alimentaria para Terri Schiavo, una mujer de Florida con daño cerebral, en lo que se ha convertido en una batalla legal.

En su resolución de hoy martes, el juez dijo que los padres de la señora Schiavo, quienes presentaron la petición de emergencia, no lograron demostrar que la libertad religiosa de su hija estaba siendo violada al retirarle el tubo alimentario.

Los abogados de la familia habían argumentado que la muerte de Schiavo por inanición sería un “pecado mortal”, según sus creencias religiosas católicas.

La familia apeló la decisión ante un tribunal de mayor autoridad.

Schiavo ha estado en un estado que los médicos describen como persistentemente vegetativo, desde que sufrió un ataque cardiaco, el año 1990.

La mujer ha estado sin alimentos ni agua desde el viernes, cuando la sonda le fue retirada con la aprobación de un juez de Florida.