Más de 150 partidarios de Fidel Castro interrumpieron una protesta silenciosa el domingo en La Habana, que llevaban a cabo esposas de los prisioneros políticos arrestados en la redada contra los disidentes en 2003.

Conocidas como las damas de blanco, las esposas de los disidentes abandonaron la iglesia el domingo, portando flores y caminando silenciosamente en una fila.

Las mujeres fueron interceptadas por los partidarios de Castro, quienes criticaron sus acciones como contra revolucionarias.

El grupo activista efectuaba una protesta exigiendo la liberación de sus maridos y de otros oponentes del gobierno de Fidel Castro.

Sus esposos se encontraban entre las 75 personas arrestadas en 2003 bajo cargos de haber trabajado condiplomáticos estadounidenses para socavar al gobierno de Castro. Washington y los activistas han rechazado las acusaciones.