Un juez de una corte federal estadounidense en la Florida dijo que no  tomará una decisión inmediata en el caso de una mujer de Florida que padece daño cerebral a la que le fue retirado el tubo de alimentación artificial hace tres días.

Tras una audiencia de dos horas el juez James Whittemore no dio indicación cuando va a decidir si los doctores deben continuar la alimentación de Terri Schiavo.

Su caso ha atraído atención internacional. El Congreso federal aprobó una medida poco común permitiendo que el tribunal intervenga en el caso. El presidente Bush promulgó la ley este lunes.

Según los médicos Schiavo está en un estado vegetativo persistente desde que sufrió un ataque cardíaco en 1990.

Schiavo ha estado sujeta a varios años de querellas legales entre sus padres, quienes creen que ella podrá recuperarse, y su esposo, quien dice que Terri le dijo que no quería permanecer con vida artificial.