Informes de prensa dan cuenta que el presidente de la Corte Suprema de Justicia, William Rehnquist, retorna a su trabajo este lunes cuando sus colegas regresan de un receso de dos semanas.

El presidente de la Corte Suprema sufre de cáncer de la tiroides, y ha estado ausente de los argumentos orales desde que se le diagnosticó la enfermedad hace cinco meses.

Funcionarios del máximo tribunal dicen que Rehnquist, de 80 años, ha pasado más tiempo en su oficina después de varios meses atendiendo asuntos legales desde su casa.

La semana pasada, Rehnquist presidió una reunión de dos horas de la Conferencia Judicial de Estados Unidos, una reunión de jueces federales.

Los asistentes dicen que Rehnquist mostró buen humor y se movió sin ayuda.

La enfermedad de Rehnquist ha generado especulación de que pueda renunciar pronto, dando al presidente Bush la oportunidad de nombrar a un nuevo jefe de la Corte Suprema.