El canciller alemán Gerhard Schroeder afirmó que su país no bloqueará la nominación del presidente Bush para que Paul Wolfowitz se convierta en el próximo presidente del Banco Mundial.

Schroeder señaló que dijo al presidente Bush en una conversación telefónica que la nominación de Wolfowitz no fallará debido a Alemania.

Wolfowitz fue uno de los principales líderes involucrados en el planeamiento de la guerra en Iraq, conflicto al que Alemania se oponía.

Si el directorio del Banco Mundial aprueba su nominación, Wolfowitz reemplazrá al actual presidente, James Wolfensohn, quien comunicó que abandonará el organismo multilateral cuando concluya su segundo periodo, a fin de junio.

El Banco Mundial intenta luchar contra la pobreza en el mundo en desarrollo, aportando préstamos, asesoría en la adopción de políticas y asistencia técnica.