Los jugadores del béisbol de Grandes Ligas y los dueños de equipos acordaron dejar de lado la posibilidad de multas por el uso de esteroides, dejando la suspensión como única disciplina.

Se espera que la política sera ratificada en los próximos días.

Durante una audiencia el jueves pasado en el Congreso en Washington, los legisladores criticaron reiteradamente la opción de multas al considerarlas como una forma muy fácil de salir del problema.

El proyecto que está a consideración pide una suspensión de 10 días o una multa de hasta 10 mil dólares por el primer análisis positivo.

El comisionado del béisbol Bud Selig argumentó durante la audiencia que su intento era suspender a los jugadores por todos los análisis positivos. Bajo el nuevo acuerdo, no hay opción.

A algunos legisladores les gustaría que la agencia anti doping del gobierno estadounidense gobierne los análisis de drogas en el béisbol.

Actualmente, la agencia vigila los análisis de drogas y displinas para el Comité Olímpico de Estados Unidos.