El presidente Bush promulgó una ley de emergencia destinada a prolongar la vida de una mujer de la Florida que padece un daño cerebral, cuyo tubo de alimentación le fue retirado hace tres días.

Bush firmó la ley poco después de que el Congreso aprobara la medida a primera hora de este lunes, tras un largo debate que se extendió hasta pasada la medianoche.

La nueva ley pide que una corte federal en Florida escuche una apelación de los padres de Terri Schiavo para que se le vuelva a colocar el tubo de alimentación como parte de un tratamiento médico necesario para mantenerla con vida.

Horas después de aprobada la ley, los padres de la señora Schiavo pidieron a la corte un requerimiento judicial de emergencia para que se reconecte el tubo de alimentación a su hija.

El esposo de la señora Schiavo, Michael, quien insiste en que su esposa no quiere que la mantengan con vida artificialmente, expresó indignación por la nueva ley.