El Departamento de Estado norteamericano recordó el segundo aniversario del encarcelamiento de 75 activistas civiles en Cuba, con un llamado a La Habana para que libere a todos los prisioneros políticos.

El 18 de marzo de 2003, el gobierno cubano comenzó a detener a los activistas en un movimiento represivo contra los disidentes y posteriormente los acusó de traición y subversión.

El vocero del Departamento de Estado Adam Ereli dijo el jueves que Estados Unidos no olvidará el hecho ni guardará silencio.