Manifestantes antigubernamentales en Bolivia comenzaron a desmantelar los bloqueos de carreteras que habían establecido hace más de dos semanas en protesta por la política energética del presidente.

Los manifestantes comenzaron a despejar las carreteras el miércoles después que la Cámara de Diputados parcialmente aprobó las condiciones de impuestos más altos a las compañías petroleras.

El presidente Carlos Mesa quiere abrir el sector energético a más inversión extranjera, pero los manifestantes dicen que temen que esos planes lleven a saqueo de la riqueza natural del país.

El mandatario boliviano también dice que un aumento en los impuestos desalentará las inversiones extranjeras.

El martes, el presidente dijo que solicitará al Congreso que apruebe elecciones pra agosto, dos años antes, citando su incapacidad para poner fin a los bloqueos.