El presidente mexicano Vicente Fox dijo que tomará acciones legales para impedir que grupos de ciudadanos en el estado de Arizona patrullen la frontera en México y Estados Unidos.

Fox hizo el comentario el miércoles, una semana antes de reunirse con el presidente Bush y el primer ministro canadiense Paul Martin en Texas, para discutir acerca de la seguridad fronteriza y otros temas.

Centenares de ciudadanos estadounidenses se han presentado como voluntarios para vigilar un sector de la frontera entre Arizona y México el mes próximo para ayudar a disminuir el paso de inmigrantes ilegales.

Fox no dijo qué acciones legales tomaría. Pero declaró a la agencia Associated Press que los voluntarios son lo que calificó como “cazadores de inmigrantes”, que violan las propias leyes estadounidenses.

Algunos expertos en seguridad consideran que los 3.200 kilómetros de frontera entre México y Estados Unidos es vulnerable a incursiones terroristas.