Las autoridades españolas que investigan una enorme operación de lavado de dinero dijeron que lo que han descubierto es solo “la punta del témpano”.

La declaración siguió al arresto el sábado de varias decenas de sospechosos en el sur de España quienes según la policía ayudaron a lavar más de 300 millones de dólares, mientras que informes de prensa indican que la cifra podría ser en realidad cercana a los 800 millones.

Las autoridades arrestaron en la operación a ciudadanos españoles, franceses, finlandeses, rusos, chilenos y ucranianos, e incautaron propiedades de alto valor, automóviles, aviones y mercancía de lujo.

Según las autoridades, el dinero provenía de actividades delictivas y sospechan que parte del mismo fue desviado ilegalmente de la compañía petrolera rusa Yukos a través de una firma holandesa.