Autoridades del gobierno filipino indicaron que por lo menos 22 detenidos de la prisión de Manila murieron este martes, luego de que las fuerzas de seguridad allanaran el recinto para recuperar el control, en manos de un grupo de extremistas musulmanes.

Entre quienes murieron en la operación figuran por lo menos tres líderes de al-Qaeda conectados al grupo extremista Abu Sayyaf.

La policía identificó a uno de ellos como Alhamser Limbong, también conocido como “Kosovo”, quien había sido implicado en numerosos ataques terroristas, incluyendo el atentado explosivo contra un transbordador en Manila, el año pasado, en el que murieron más de 100 personas.

Por lo menos cinco personas murieron, tres guardias y dos reclusos, cuando los extremistas tomaron control de la prisión, el lunes.