Corea del Norte indicó que podría aumentar sus reservas de armas nucleares para mantener el equilibrio de poder en la región y ayudar a impedir un ataque por parte de Estados Unidos.

En una declaración dada a conocer a través de la prensa estatal, Pyongyang dijo que tomará las “contra medidas necesarias” para hacer frente a las “hostiles” intenciones de Estados Unidos.

La declaración también censuró los venideros ejercicios militares entre Estados Unidos y Corea del Sur y los calificó como una preparación para la invasión.

Washington ha reiterado que no tiene intención de atacar a Corea del Norte.