Políticos iraquíes intensifican las conversaciones para la formación de un gobierno de unidad nacional en anticipación de inicio de la sesión del Parlamento que se producirá este miércoles.

Líderes chiítcas y kurdos dijeron que la Asamblea Naciones se reunirá tal como está planeado, incluso si los políticos no alcanzan un acuerdo sobre la distribución del poder, la misma deberá seguir adelante.

El grupo chiíta denominado Alianza para la Unidad Iraquí obtuvo una lígera mayoría entre los 275 cargos de la asamblea en las historicas elecciones de enero.

De todas formas, necesitan del apoyo de los 75 escanios de los kurdos para asegurarse la mayoría de dos tercios que es requerida para elegir al presidente del Consejo, el cual nominará al primer ministro.

Las conversaciones se estancaron después de las demandas kurdas acerca de las áreas semiautónomas del norte de Iraq, que incluyen el estatus de la etnicamente dividida ciudad de Kirkuk.