Más de 180 mil personas han muerto en los últimos 18 meses en la convulsionada región de Darfur en el occidente de Sudán, según informó un alto funcionario de las Naciones Unidas.

En este total se incluyen las muertes por desnutrición y enfermedades, pero no incluyen las muertes a causa de la violencia en la región, aseguró este lunes el jefe de ayuda humanitaria de la ONU, Jan Egeland, en diálogo con la prensa.

Se calcula que un promedio de 10 mil personas murieron cada mes en el pasado año y medio.

Las Naciones Unidas previamente habían calculado el total de las muertes en alrededor de 70 mil, pero Egeland dijo que desde la semana pasada esa cifra es obsoleta.

El enviado de las Naciones Unidas recientemente retornó de la región e informó que a pesar de los impresionantes esfuerzos humanitarios que se han realizado, los asesinatos y las violaciones continúan en las áreas alejadas de los campamentos de refugiados.