Un juez federal estadounidense bloqueó temporalmente la transferencia de 13 prisioneros yemeníes del centro de detención en Bahía de Guantánamo, Cuba.

Los abogados de los yemeníes habían solicitado la postergación, argumentando que podrían ser transferidos a prisiones en países donde serían torturados.

El dictamen suspende dichas transferencias hasta que se lleve a cabo una audiencia sobre la solicitud de sus abogados para un preaviso de 30 días para cualquier transferencia de Guantánamo.

La decisión tiene lugar una semana después que un ex funcionario de la CIA admitió que Estados Unidos ha transferido a algunos sospechosos de terrorismo a países donde la tortura es común.

La administración Bush ha dicho públicamente que Estados Unidos no entrega a sospechosos a países que permiten la tortura.