Cientos de miles de manifestantes libaneses anti Siria salieron a las calles de Beirut enarbolando banderas, exigiendo la inmediata retirada de las fuerzas sirias del Líbano y una completa investigación del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri.

Tanto la oposición como las facciones pro Siria han efectuado manifestaciones en Beirut casi a diario, desde la enorme explosión que terminó con la vida de Hariri en la capital, hace un mes.

La oposición culpó a Damasco y al gobierno pro Siria de Beirut de la muerte de Hariri, pero ambos gobiernos negaron estar involucrados en el hecho.

Las manifestaciones anti Siria motivaron peticiones de una serie de gobiernos extranjeros para que Siria ponga fin a su presencia de tres décadas en Líbano.

Los testigos sostienen que algunas tropas sirias ya han abandonado el país.

Dos ministros del gobierno sirio señalaron que una comisión conjunta sirio-libanesa se reunirá el 7 de abril para definir los detalles finales de la retirada..