Influyentes funcionarios estadounidenses dicen que la administración Bush está lista para adoptar una propuesta europea con el objeto de ofrecer incentivos económicos a Irán a fin de que abandone su agresivo programa nuclear.

El acuerdo, que ha sido ampliamente anticipado desde que el presidente Bush retornó de Europa a fines del mes pasado, será anunciado hoy. Bajo la propuesta, Estados Unidos permitiría que Irán participe en la Organización Mundial de Comercio y que adquiera repuestos para aviones.

A cambio, Gran Bretaña, Francia y Alemania acordarán suspender a Irán del Consejo de Seguridad de la ONU si Teherán no renuncia a su presunto programa de armas nucleares.

La decisión de Washington de apoyar incentivos económicos es considerada como una significativa marcha atrás respecto a su negativa de premiar a Irán por lo que Estados Unidos califica como una conducta inadecuada.