Dolientes familiares, en el norte de Iraq, cancelaron un funeral colectivo para decenas de víctimas de un ataque suicida, debido a la preocupación de ser atacados.

Líderes religiosos dijeron que familiares y políticos acordaron realizar funerales privados, en toda la ciudad de Mosul, este viernes.

La decisión fue anunciada al tiempo que un mortero caía cerca de la mezquita chiíta donde una atacante suicida se inmoló el jueves, matando a 47 personas y causando heridas a más de 80.

En el frente político, la principal alianza chiíta de Iraq, que arrasó en las elecciones del 30 de enero, estaba ultimando detalles de un acuerdo, con líderes kurdos, para formar una coalición en anticipación a la primera sesión del nuevo parlamento, el próximo miércoles.

Mientras tanto, un diario polaco cita declaraciones del ministro de Defensa, según las cuales, Polonia retirará varios cientos de sus efectivos militares de Iraq, en julio.