El presidente libanés Emile Lehoud volvió a nombrar a Omar Karami como primer ministro, sólo dos semanas después de su renuncia, ante masivas protestas de la oposición contra la influencia siria en la política libanesa.

La decisión adoptada hoy jueves se concretó luego de que Lahoud sostuviera consultas con miembros del Parlamento.

El cuerpo legislativo, donde los aliados de Siria son mayoría, aconsejó por abrumadora mayoría el renombramiento de Karami.

Karami, un político musulmán sunita pro Siria, llamó inmediatamente a establecer un gobierno de unidad nacional e instó a la oposición a integrarse al mismo, señalando que esa es la única forma de sacar al Líbano de su crisis política.

La oposición, que no presentó un candidato, ha estado exigiendo la total retirada de las tropas de Siria del país.

El martes, parte de los más de 14 mil soldados sirios establecidos en el Líbano comenzaron a desplazarse hacia la frontera oriental de líbano.

El enviado de Naciones Unidas Terje Roed-Larsen se encuentra en la región para discutir la resolución según la cual las tropas extranjeras deben retirarse del Líbano.

El presidente Bush ha señalado que eso debe concretarse antes de las elecciones de ese país a realizarse en mayo.