Las cortes tradicionales en Ruanda dan comienzo este jueves a juicios contra sospechosos del genocidio de 1994, en el cual se estima que unas 800 mil personas, principalmente de la minoría Tutsis, fueron asesinadas.

Las cortes comunitarias, conocidas como “gacaca”, fueron instruidas por el gobierno de Ruanda para rápidamente enjuiciar a ciento o miles de sospechoso.

Las cortes también han sido designadas para tratar de disminuir la carga sobre el sstema legal de la nación y sobre el tribunal de Tanzania que tiene el respaldo de las Naciones Unidas, los cuales solamente están encausando a los líderes gubernamentales que organizaron la masacre.

Las cortes populares de Ruanda han investigado por años a los sospechosos, y han entrenado a los residentes locales para que puedan actuar en los nueve paneles de jurados.

La mayor de las sentencias que pueden ser administradas a los culpables, es la de prisión perpetua.