La secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice dijo que Estados Unidos no quiere una mala relación con el presidente venezolano Hugo Chávez, pero quiere asegurarse que está comprometido con la democracia.

Rice dijo en la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes el miércoles que la administración Bush respeta el proceso democrático en Venezuela.

Sin embargo, la canciller estadounidense expresó preocupación sobre el tratamiento de Chávez a la oposición y a la prensa independiente.

La secretaria de Estado sugirió que sus credenciales democráticas están empañadas por sus relaciones con el presidente cubano Fidel Castro.

En una entrevista previa con la cadena de televisión Unvision, la secretaria Rice describió como “ridículas” las afirmaciones de Chávez de que Estados Unidos quiere asesinarlo.