Una investigación ha revelado que se ha permitido a decenas de presuntos terroristas comprar armas en forma legal, en Estados Unidos.

Un informe de la rama investigativa del Congreso estadounidense, la Oficina de Contralor General, indicó el martes que personas vinculadas a grupos terroristas aprovecharon las leyes que protegen la privacidad de los propietarios de armas para comprarlas.

La dependencia gubernamental exhortó al FBI a que haga un mejor control de los antecedentes de los probables compradores de armas.

El director del FBI, Robert Mueller, dijo el martes que se necesitarían cambios en las leyes de armas para impedir que los sospechosos de terrorismo las adquieran.

Las leyes estadounidenses establecen que los compradores de armas primero deben pasar controles de antecedentes, que impiden que criminales, inmigrantes ilegales y desequilibrados mentales compren armas.

Las leyes estadounidenses no impiden específicamente que sospechosos de terrorismo compren armas si no tienen otros factores que los descalifiquen.