El presidente de la empresa Boeing fue despedido debido a haber mantenido una relación inapropiada con una ejecutiva de la empresa.

Autoridades de Boeing indicaron que exigieron la renuncia de Harry Stonecipher debido a que la relación demostró un inadecuado criterio y afectaría su capacidad para manejar la empresa.

Stonecipher se desempeñó como presidente de la empresa durante poco más de un año. El ejecutivo de larga trayectoria había asumido el cargo en un intento por superar una serie de escándalos en que se vio involucrada la empresa.

En uno de esos incidentes un alto funcionario de procuraduría de la Fuerza Aérea obtuvo un empleo que lo dejaba a cargo de conseguir para Boeing contratos gubernamentales por miles de millones de dólares.

Boeing también fue sancionada por haber robado documentos de una empresa competidora, relacionados con el lucrativo negocio del lanzamiento de satélites.