Las prioridades de la política estadounidense en el Hemisferio Occidental se centran en fortalecer la democracia, fomentar la prosperidad, apuntalar la seguridad e invertir en la salud y educación de la ciudadanía de la región, según Roger Noriega, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental.

En declaraciones ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Noriega esbozó las prioridades de la política de Estados Unidos y la ayuda extranjera para América Latina.

El secretario de Estado adjunto indicó que Estados Unidos se ocupará de asegurar la estabilidad política y la democracia constitucional en Bolivia, y que también apoyará los preparativos para las elecciones nacionales en Nicaragua en 2006.

Añadió que Estados Unidos seguirá apoyando los elementos democráticos en Venezuela y que aplicará las recomendaciones de la Comisión de Ayuda a una Cuba Libre para acelerar la transición democrática en ese país.

Agregó que la Cuenta del Reto del Milenio será un componente esencial en esos esfuezos y señaló que Estados Unidos sostiene actualmente conversaciones en torno a esa iniciativa con Bolivia, Honduras y Nicaragua.