Un agente del Departamento Federal de Investigaciones, FBI, testificó que un ciudadano estadounidense admitió haber conspirado con al-Qaeda para asesinar al presidente Bush.

En una audiencia judicial en el estado de Virginia, el agente Barry Cole dijo el martes que Ahmed Omar Abu Ali admitió su culpabilidad varias veces. La fiscalía también señaló que su declaración coincide con las admisiones de un miembro de al-Qaeda que se entregó a las autoridades.

El abogado defensor John Zwerling describió las acusaciones como “absurdas”, y agregó que las confesiones fueron obtenidas durante interrogatorios efectuados por autoridades sauditas en que Abu Ali fue torturado.

Abu Ali fue detenido en Arabia Saudita en 2003 y mantenido allí hasta ser trasladado a Estados Unidos para enfrentar los cargos.