En Carolina del Sur, el juez distrital Henry Floyd ordenó al gobierno de Estados Unidos que acuse o libere a un presunto terrorista.

El magistrado Floyd dictaminó el lunes que el gobierno no puede mantener detenido indefinidamente como combatiente enemigo al ciudadano estadounidense José Padilla, y que debe liberarlo o acusarlo de un delito en los próximos 45 días.

Después de la captura de Padilla en 2002, las autoridades estadounidenses lo acusaron de planificar la explosión de una bomba radioactiva en Estados Unidos.

Según ellas, el sospechoso recibió entrenamiento de explosivos en Afganistán. El gobierno de Estados Unidos sostiene que Padilla es un combatiente enemigo y que como tal puede ser detenido en una celda solitaria indefinidamente sin ser acusado de un delito.

Padilla es uno de dos ciudadanos estadounidenses designados como combatientes enemigos. El otro, Yaser Hamdi, fue liberado en octubre del año pasado, y enviado a Arabia Saudita.