Líderes de oposición en el Líbano indicaron que a pesar de la renuncia del gobierno pro sirio, ellos quieren que las protestas en masa continúen, hasta que Siria retire sus 14 mil soldados del Líbano.

El primer ministro, Omar Karami, renunció el lunes cuando enfrentaba una moción de desconfianza en el parlamento, en relación al asesinato de su predecesor.

La renuncia de Karami fue recibida con júbilo por parte de los activistas que manifestaban en las calles del centro de Beirut.