El Presidente Bush y el Canciller alemán Gerhard Schroeder insistieron en que Irán no debe desarrollar armas nucleares.

Tras reunirse con Schroeder en Mainz, Alemania, Bush dijo que es vital que Irán escuche a la comunidad internacional hablar con una sola voz para que Teherán no desarrolle armas nucleares.

El líder alemán se hizo eco de las opiniones del presidente Bush y restó importancia a las diferencias entre ambos países sobre cómo convencer a Irán de que abandone sus planes nucleares.

Bush dijo que Estados Unidos tiene buenas relaciones con Alemania y que sus conversaciones con Schroeder le permitieron reconfirmar la importancia de la OTAN.

Posteriormente, en una mesa redonda con jóvenes empresarios, Bush nuevamente insistió en la importancia de construir la democracia.

A tal efecto dijo que durante la cumbre que este jueves sostendrá con el presidente ruso Vladimir Putin en Bratislava, Eslovaquia, le hará saber sobre las preocupaciones de occidente por el alejamiento de Moscú de las reformas democráticas.

Bush se encuentra en la segunda etapa de una gira europea cuyo propósito es enmendar los lazos transatlánticos tras la guerra encabezada por Estados Unidos en Iraq.