La primera dama de Estados Unidos, Laura Bush, agradeció a los efectivos militares de Estados Unidos destacados en Alemania por el servicio que prestan en la lucha contra el terrorismo.

La señora Bush se dirigió el martes a por lo menos mil 500 soldados estadounidenses en la base Ramstein de la fuerza aérea en Alemania occidental, una de las mayores instalaciones militares del mundo. 

 

La mayoría de los soldados estadounidenses que resultan heridos en Iraq y Afganistán hacen escala en Ramstein en su viaje al cercano centro médico militar de Landstuhl.

La primera dama dijo que Ramstein está, en sus propias palabras, "en la primera línea del frente" para luchar contra el terrorismo y derrotarlo. Describió a Alemania como "país aliado y amigo cercano" de Estados Unidos, pese a la oposición generalizada en esa nación contra la guerra en Iraq liderada por Estados Unidos y otras políticas de la administración Bush.

El miércoles, Laura Bush se reunirá con el presidente en la ciudad alemana de Mainz, donde Bush sostendrá conversaciones con el canciller de Alemania, Gerhard Schroeder.