El presidente Bush exhortó a Estados Unidos y Europa a renovar su “gran alianza para la libertad” y dijo que una meta inmediata es ayudar a Israel y los palestinos a conseguir un acuerdo de paz duradero.

En un importante discurso en Bruselas, Bush se refirió a sus diferencias del pasado, con algunos países europeos, respecto a la guerra en Iraq, pero dijo que “ningún poder en la tierra dividirá” a la fuerte amistad transatlántica. El mandatario norteamericano llamó a las democracias establecidas a apoyar lo que denominó como “la democracia más nueva del mundo” en Iraq.

Bush dijo que Siria debe poner fin a su ocupación del Líbano. Agregó que Irán debe dejar de apoyar al terrorismo y no debe desarrollar armas nucleares. No obstante, afirmó que Irán es diferente de Iraq y que la diplomacia con Teherán se encuentra en sus etapas iniciales.

Bush también se reune este lunes con el presidente francés, Jacques Chirac, principal opositor de la guerra en Iraq.