El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ordenó la creación de una enorme zona de reserva natural en la selva tropical amazónica.

La medida del mandatario fue en respuesta al reciente aumento de la violencia, incluyendo el reciente asesinato de activistas del medio ambiente estadounidenses y de una defensora de los habitantes del área que no poseen tierras.

El presidente Lula da Silva puso el plan en vigencia el jueves, designando miles de kilómetros cuadrados de selva tropical, como áreas ambientales protegidas.

El mandatario dijo que adoptó la medida para proteger la selva y detener la violencia asociada con la tala de árboles y la existencia haciendas.

Una activista defensora del medio ambiente fue asesinada el sábado luego de hacer campaña por décadas por los derechos de los campesinos sin tierras.

El miércoles fue asesinado el líder del sindicato de los campesinos sin tierras.

Tras las muertes, el gobierno de Brasil envió 2 mil tropas a la selva tropical amazónica.