México le pidió a Estados Unidos que no intervenga en sus asuntos internos, después que el director de la CIA, Porter Goss, aludió a una potencial inestabilidad en anticipación a las elecciones presidenciales mexicanas del año próximo.

El ministro del Interior mexicano, Santiago Creel, hizo el comentario el jueves, un día después que Goss citó las elecciones en México y otros países latinoamericanos como “áreas de potencial inestabilidad”.

Goss dijo a una comisión del Senado que la campaña para la elección de 2006 en México probablemente estanque el progreso en las reformas fiscales, laborales y energéticas.

Creel dijo que el análisis de la CIA es equivocado.

La tensión política ha aumentado en México cuando el alcalde de la ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, visto como uno de los principales candidatos presidenciales, ha convocado a una campaña para impedir que sus adversarios lo enjuicien en un caso legal.