El director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, CIA, Porter Goss, expresó que la insurgencia iraquí se ha convertido en una causa para los extremistas, y que los fanáticos islámicos están usando el conflicto para reclutar extremistas anti estadounidenses.

Al rendir testimonio ante el Senado el miércoles, Goss señaló que los combatientes que sobreviven la insurgencia abandonan Iraq convertidos en expertos en terrorismo urbano, y podrían convertirse en parte de grupos terroristas internacionales en Arabia Saudita, Jordania y otros países.

El director de la CIA expresó que aunque Estados Unidos y sus aliados han logrado progreso contra el terrorismo, al-Qaeda y otras organizaciones terroristas siguen representando amenazas a la seguridad de Estados Unidos.