La Casa Blanca dijo que tiene buenas razones para no firmar el Protocolo de Kyoto sobre calentamiento global, el cual entró en efecto este miércoles.

El portavoz presidencial, Scott McClellan, dijo el martes que Estados Unidos es líder en la ciencia de cambio climático.

Destacó que la administración Bush está trabajando en las maneras de reducir las emisiones de gases dañinos, entre ellas aumentar los estándares para el ahorro de energía y hacer que dentro de 15 años estén disponibles al públicos vehículos que funcionen a hidrógeno.