El número de muertos por lluvias torrenciales y deslaves en Colombia y Venezuela aumentó a 83.

Fuertes inundaciones destruyeron miles de viviendas y obligaron a miles de personas a buscar las zonas altas. Autoridades de rescate dijeron que lluvias constantes destruyeron carreteras y dejaron mucha gente sin acceso a alimentos, agua y servicio eléctrico.

Al menos 33 personas fueron reportadas muertas en Colombia, mientras otras 50 perecieron en Venezuela. Muchas más están desaparecidas. Las lluvias azotaron la semana pasada las provincias de Santander el Norte de Santander y el estado venezolano de Mérida.