El ex primer ministro libanés Rafik al-Hariri, un multimillonario que encabezó la reconstrucción de Beirut tras la guerra civil, murió hoy, a los 60 años de edad en un atentado terrorista con bomba.

Al-Hariri asumió el cargo de Primer Ministro en 1992 cuando el optimismo crecía en Líbano, dos años después del fin de 15 años de guerra civil.

Él inició gigantescos proyectos de reconstrucción, al tiempo que respaldaba los esfuerzos de Siria para consolidar el control político en Líbano.

Aunque acusado de corrupción, al-Hariri también era conocido por su filantropía.

Se dice que pagó la educación de 30 mil estudiantes libaneses y donó decenas de millones de dólares de su propio dinero a organizaciones de caridad libanesas.

Rafik al-Hariri renunció al gobierno en 1998, pero regresó en 2000 y ejerció como Primer Ministro hasta que volvió a dimitir a fines de 2004, después que el parlamento pro-Siria de Líbano votó a favor de extender el mandato del presidente pro-Siria y su rival político Emile Lahoud.