Autoridades argentinas afirmaron que 25 guardias fueron tomados en rehenes durante un motín en una cárcel, en la provincia de Córdoba.

Los funcionarios señalaron que entre los cautivos figura el responsable de la penitenciaría de San Martin.

Imágenes de televisión muestran a los presos en el techo, con cuchillos caseros, mientras controlaban a los rehenes. Otros se veían mostrando armas de fuego o lanzando piedras contra los policías.

Las autoridades emplazaron personal militar alrededor del penal de máxima seguridad, en un esfuerzo por recuperar control.

El presidente argentino Néstor Kirchner se reunió con el jefe de gabinete Alberto Fernández para evaluar la situación.

El fiscal de Córdoba, Gustavo Vidal Lascano, dijo que tres reclusos murieron cuando trataban de escapar en un vehículo.

La revuelta comenzó con la exigencia de los presos de mejorar sus condiciones de vida. La penitenciaría alberga a por lo menos 2 mil reclusos.