El Vaticano modificó los requisitos para la anulación de matrimonios con el objeto de disminuir el creciente número de lo que algunos críticos califican como “divorcios católicos”.

Funcionarios de la Santa Sede indicaron que el nuevo código, titulado “Dignidad del Matrimonio”, ayudará a los tribunales diocesanos a decidir la anulación de matrimonios, los cuales, según ellos, se han hecho demasiado fáciles de obtener.

De acuerdo con la Ley de la Iglesia, una anulación es un dictámen según el cual un matrimonio verdadero nunca existió.

Cada año, casi se otorgan casi 50 mil anulaciones en todo el mundo, una tercera parte de ellos en Estados Unidos.

Para los católicos que desean casarse de nuevo por la iglesia, la anulación es la única esperanza, en vista de que el Vaticano prohíbe el divorcio.