Una de las mujeres más poderosas en el ámbito empresarial estadounidense fue forzada a dejar su puesto como Directora Ejecutiva de la inmensa firma tecnológica Hewlett-Packard.

Carly Fiorina renunció este miércoles, tras seis años al frente, citando diferencias con la junta de directores, en cuanto a la estrategia empresarial.

HP es el segundo fabricante de computadoras personales en el mundo y opera una provechosa línea de impresoras.