Un juez chileno encontró culpables a 18 ex oficiales, en conexión con una ola de ejecuciones políticas efectuadas en 1973, conocida como la “Caravana de la Muerte”.

El juez Juan Guzmán Tapia cerró su investigación de siete años el martes, señalando que está satisfecho con los resultados y que las indagaciones lograron más de lo que tenía previsto.

Tras el golpe de Estado de 1973 que llevó al poder al general Augusto Pinochet, un grupo de soldados chilenos viajaron de ciudad en ciudad asesinando a decenas de personas opositoras a los militares.

Unas tres mil personas murieron bajo el régimen militar del general Pinochet, que se prolongó hasta el año 1990.