Las autoridades británicas han concedido al científico inglés Ian Willmut, quien en 1996 creara a la oveja Dolly, logrando así la primera clonación de un mamífero a partir de células adultas, para que pueda trabajar en la clonación de embriones humanos.

Esta es la segunda licencia de ese tipo otorgada en Gran Bretaña.

Los inspectores sobre clonación del gobierno británico, la Autoridad en Fertilización y Embriología Humana, otorgó la nueva licencia a Ian Willmut y a otros dos investigadores, Paul de Souza y Christopher Shaw para estudiar la Enfermedad de las Neuronas Motoras (MND por su siglas en inglés), un grupo de enfermedades que conducen a insuficiencias musculares y parálisis.

El plan de los científicos es crear embriones humanos usando materiales genéticos de los pacientes afectados por MND. Después de seis días de incubación, las células madre de los embriones son cosechadas y estudiadas. Los embriones son destruidos durante el proceso.

Los científicos dicen que el procedimiento mejorará el conocimiento sobre MND y permitirá investigar sobre nuevos medicamentos.

Tal procedimiento, clasificado como “clonación terapéutica”, no supone un levantamiento de la prohibición que existe en Gran Bretaña sobre la clonación humana, porque no hay un bebé de por medio. Pero los opositores del aborto se oponen porque supone la destrucción de un embrión.