Un exguardia de prisión estadounidense afirma que fue engañado para ayudar al líder nazi Herman Goering a suicidarse, horas antes de su programada ejecución en 1946.

Herbert Lee Stivers, de 78 años, hizo la declaración al diario Los Angeles Times, indicando que durante casi 60 años, esa acción lo ha perseguido.

Stivers tenía 19 años cuando fue asignado a resguardar la celda de Goering durante los juicios a los líderes nazis después de la Segunda Guerra Mundial.

El excarcelero afirma que dos alemanes le convencieron de llevar a Goering una pluma fuente con una cápsula escondida dentro.

Según Stivers, los hombres le dijeron que se trataba de una medicina. Pero, dice que cuando el nazi se suicidó con una cápsula de cianuro el 15 de octubre de 1946, él se quedó con una sensación de incomodidad.

Tras el suicidio de Goering, el ejército estadounidense concluyó que el nazi tuvo consigo la cápsula de cianuro todo el tiempo que estuvo en prisión.

Hasta el momento, el estamento militar estadounidense no ha comentado sobre la afirmación del exguardia Stivers.