Las autoridades iraquíes informan que por lo menos 27 personas murieron y otras tantas resultaron heridas en dos ataques suicidas separados contra la policía iraquí este lunes.

Uno de los ataques ocurrió en un hospital de la ciudad de Mosul, en el norte de Iraq, donde un terrorista suicida detonó explosivos atados a su cuerpo, cuando se encontraba en medio de un grupo de policías. 12 agentes murieron.

En Baquba, en el norte de Bagdad, la explosión de un coche bomba causó la muerte de por lo menos 15 personas.

El grupo de Abu Musab al-Zarqawi, al-Qaeda en Iraq, se atribuyó la responsabilidad por ambos ataques, en un comunicado colocado en Internet.