Una auditoría del gobierno de Estados Unidos indica que por lo menos 232 civiles han muerto mientras desempeñaban trabajos en proyectos de reconstrucción en Iraq.

El informe del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Iraq señala que la cifra de muertes de esos empleados de contratistas privados aumentó un 93% en meses recientes, específicamente el cuarto trimestre de 2004.

Además de los fallecidos, se presentaron 728 reclamos por parte de empleados que perdieron más de cuatro dias de trabajo.

El informe del inspector indica que el contínuo ambiente de inseguridad en Iraq presenta graves riesgos para contratistas y empleados.

El informe trimestral enviado al Congreso de Estados Unidos basó su información en estadisticas del Departamento del Trabajo recopiladas de reclamos de compensación de trabajadores presentados por todos los contratistas del gobierno de Estados Unidos.