El gobierno mexicano reaccionó enérgicamente ante las advertencias de funcionarios estadounidenses acerca de la creciente violencia en los pueblos fronterizos causada por narcotraficantes.

El ministro del Interior, Santiago Creel, rechazó acusaciones de que la policía mexicana ha estado perdiendo la batalla contra las pandillas de delincuentes en la zona fronteriza.

En una entrevista este jueves con la televisión mexicana, Creel expresó que Estados Unidos no ha hecho lo suficiente para controlar el consumo, el cual, en palabras del alto funcionario, causa el narcotráfico.

El presidente Vicente Fox también se quejó acerca de los comentarios de Estados Unidos, diciendo que podrían causar alarma innecesariamente.

El Departamento de Estado emitió una advertencia de viaje a los estadounidenses esta semana, en la que indican que los secuestros y asesinatos a lo largo de la frontera mexico-estadounidense ha aumentado debido a la guerra entre pandillas rivales mexicanas que luchan por el control del lucrativo comercio de narcóticos.

El embajador de Estados Unidos en Mexico Antonio Garza también envió una carta a funcionarios mexicanos en la que critica la habilidad de sus agencias policiales de enfrentar la lucha contra el narcotráfico, los secuestros y la violencia callejera.