El primer ministro británico Tony Blair se dirigió al Foro Económico Mundial en Suiza y dijo que resulta escandalosa la indiferencia mundial a la pobreza en África.

Durante el segundo día de la conferencia, Blair cuestionó si la comunidad internacional permitiría que semejante pobreza ocurriera en cualquier otra parte del mundo. Calificó la calamidad de África como un penoso estigma sobre la conciencia del mundo.

El irlandés Bono, estrella del rock, y el multimillonario de la computación estadounidense Bill Gates se unieron a Blair. Ambos hombres señalaron que el año 2005 debe marcar un giro en la lucha contra la pobreza en África.

El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dijo al foro que se requiere más ayuda para África, y retó a la comunidad internacional para que duplique sus contribuciones al continente.

El presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, que se presentó con el presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, hizo un llamado por asistencia adicional para África.