Insurgentes en Iraq dieron muerte a por lo menos 15 iraquíes e hirieron a otros este jueves, y han atacado varias estaciones de votación en su campaña para impedir o interrumpir las elecciones nacionales del domingo.

La violencia sacudió las ciudades de Samarra, Mahmudiyah, Baquba, Kirkuk, Ramadi y Tikrit en el centro Sunita en torno a Bagdad.

La policía y funcionarios hospitalarios informaron de la muerte de por lo menos 15 civiles, policías y miembros de las fuerzas de seguridad en ataques con bomba y otras acciones. Un infante de marina estadounidense también murió al sur de Bagdad.

Mientras tanto, los insurgentes hicieron explotar escuelas y otras edificaciones que debían usarse como centros de votación.

Según testigos, los militantes ordenaron la evacuación de las escuelas antes de hacer detonar sus explosivos.

Militantes musulmanes sunitas han prometido interrumpir las elecciones, por temor a que la mayoría chiíta musulmana logre la mayoría en las elecciones.