Al ser consultado respecto a la fuerza de las tropas en Iraq, Bush dijo en rueda de prensa que los niveles de personal deben ser suficientemente altos como para completar la misión, que señaló, consiste en ayudar a Iraq a derrotar a los terroristas.

Bush dijo que los iraquíes deben ser entrenados en números y calidad suficientes como para defender a su propio país.

Agregó que el problema de la insurgencia será resuelto cuando las fuerzas iraquíes adopten la iniciativa y cuando el pueblo iraquí vea que las fuerzas del país estén dispuestas a defenderlos.

Bush admitió que las noticias sobre las bajas norteamericanas en Iraq son desalentadoras pero dejó claro que es vital el objetivo a largo plazo de su administración de diseminar la libertad en el Medio Oriente.