Miles de opositores al aborto efectuaron marchas en esta ciudad de Washington hoy, conmemorando el trigésimo segundo aniversario de la decisión de la Corte Suprema, que legalizó la práctica.

Grupos contrarios al aborto se reunieron frente a la Corte Suprema y cerca de la Casa Blanca.

El presidente Bush efectuó una llamada telefónica a los manifestantes, agradeciéndoles por lo que denominó su compromiso con una causa “noble”.

Entretanto, grupos partidarios del derecho al aborto también efectuaron manifestaciones en Washington y en todo el país para conmemorar la histórica fecha en que en enero de 1973 una decisión de la Corte Suprema respecto al caso conocido como Roe contra Wade, dio a las mujeres el derecho de someterse a abortos.

Grupos defensores de la práctica advirtieron que el presidente Bush podría tratar de conseguir la prohibición de ese derecho durante su segundo periodo presidencial. Ellos temen que los miembros de mayor edad de la Corte Suprema abandonen sus cargos, dando al presidente Bush la oportunidad de nombrar jueces contrarios al aborto.